Planos sobre el pasto, debajo de una llave, una casa miniatura, un casco y una bombilla de luz, como metáfora de construcción sin impacto ambiental.

Los desafíos de las inmobiliarias para reducir su impacto ambiental

El impacto ambiental es algo que nos resuena día a día cada vez más, sea desde los medios comunicando información sobre el cambio climático, desde los gobiernos generando respuestas para enfrentar la crisis, o desde las empresas buscando estrategias para hacer su parte y consolidar un desarrollo sostenible global.

Este impulso está movilizando a personas y organizaciones de todo el mundo en la búsqueda de soluciones que permitan reducir el impacto de todo lo que hacemos los seres humanos, pero esta exploración no está ajena de desafíos y barreras: podemos elegir no hacer ciertas cosas, pero hay otras que no podemos suprimir, como por ejemplo vestirnos o habitar bajo techo.

Si estás acá es porque probablemente quieres saber más sobre ello ¡y llegaste al lugar correcto! Sigue leyendo porque te contaremos los principales obstáculos que deben superar las inmobiliarias para reducir su impacto ambiental, qué oportunidades se abren y cuáles son algunas soluciones que Devisa está implementando.

¿Cuál es la huella de carbono de la construcción?

Antes de pasar a los desafíos es importante comprender el porqué lo son, y es que la huella de carbono de la construcción es una de las más altas. Según datos de la ONU de noviembre de 2022, el sector de la construcción fue responsable del 34% de la demanda energética mundial y el 37% de las emisiones de dióxido de carbono solo en 2021.

Este gas es uno de los principales causantes del calentamiento global, y se libera por la quema de combustibles fósiles para la generación de energía que será usada en algún proceso que lo requiera, como por ejemplo, el uso de petróleo para medios de transporte o la quema de carbón para la producción de energía eléctrica a bajo costo. 

En el caso de la construcción hay tres materiales que se llevan casi el 9% del total de carbono emitido: el acero, cemento y hormigón

Y es que como te imaginarás, hay una serie de actividades y procesos por los cuales pasan estos componentes antes de llegar a integrar las casas y edificios que habitamos a diario. Pero esta huella no solo se queda en la etapa de construcción, también aplica durante el uso de la misma, por ejemplo al requerir calefacción o ventilación según su ubicación, el consumo de luz, el manejo de residuos, entre otros.

Es por eso que la ONU establece como camino para reducir las emisiones globales, una invitación donde “el sector debe mejorar el rendimiento energético de los edificios, disminuir la huella de carbono de los materiales de construcción, multiplicar los compromisos políticos y aumentar la inversión en eficiencia energética”.

Con la generalidad de los desafíos en mente, pasemos entonces a conocerlos de manera individual.

Primer plano de tierra con símbolos de eficiencia energética para reducir el impacto ambiental.

¿Qué desafíos ambientales enfrentan las inmobiliarias?

1. Construcción sostenible:

Como vimos, uno de los principales desafíos de las inmobiliarias es adoptar formas de construcción sostenible que permitan reducir y transitar, desde el impacto del método tradicional, a un nuevo sistema más responsable con el planeta. 

El cambio por materiales ecológicos y procesos de edificación más eficientes pueden marcar una gran diferencia. Además, la incorporación de diseños que apuesten por optimizar la eficiencia energética de los edificios, será cada vez más determinante no solo en el impacto ambiental, también en el económico.

Y esto, precisamente, nos lleva al segundo gran desafío.

2. Eficiencia energética:

La eficiencia energética es fundamental para que los edificios puedan alinearse a los objetivos globales de descarbonización, sin pasar a llevar el confort y la cobertura de las principales necesidades que surgen en una comunidad residencial.

Una alternativa cada vez más extendida es implementar sistemas de iluminación, calefacción y refrigeración mucho más eficientes con el uso de la energía eléctrica: es decir, que haciendo lo mismo, consuman menos. Sin embargo, la apuesta por ser capaces de producir la propia energía que se utiliza a través de fuentes renovables, como los paneles solares, también está ganando terreno y popularidad.

Y claro, la instalación de estos sistemas puede parecer un gran obstáculo desde la perspectiva de la inversión inicial, pero la experiencia y los datos ya demuestran que significa un mayor ahorro a largo plazo.

3. Uso del agua:

Relacionado al punto anterior, otro desafío fundamental es gestionar de forma eficiente el uso del agua.

Al ser un recurso vital y lamentablemente cada vez más escaso, las inmobiliarias apuestan por ser proactivas en su conservación a través de tecnologías que reduzcan el consumo de agua, por ejemplo al implementar riegos eficientes o paisajes de bajo consumo hídrico.

Sin embargo, la apuesta por el almacenamiento también es un desafío creciente sobre todo en lugares más desérticos. Ideas como la captación de la lluvia, la humedad de las neblinas o la reutilización de las aguas grises, están dando forma al sustento hídrico de las personas en todo el mundo.

4. Educación y alianzas:

Otra gran barrera a abordar es la educación y alianzas con los stakeholders involucrados en el sector inmobiliario, desde autoridades, proveedores, diseñadores, constructores, hasta compradores y habitantes. 

Es clave ser capaces de comunicar los beneficios de las prácticas sostenibles, no solo desde una perspectiva ambiental, también desde una perspectiva económica y social. Ya que ante un desafío global, nos necesitamos a todas y todos. 

Las respuestas aisladas ofrecerán soluciones igual de desconectadas, pero las respuestas individuales conectadas, son capaces de multiplicar e impulsar el impacto en diversas áreas de la vida y durante décadas.

Dicho esto, nos permite introducir el último punto de este listado.

5. Integración urbana sostenible:

Finalmente, hablar de la forma en que un proyecto inmobiliario se conecta con su entorno, puede parecer poco relacionado al impacto ambiental. Sin embargo, la integración urbana sostenible es fundamental para ello, ¿de qué forma? Ahora te contamos.

Este término hace referencia a la planificación del lugar donde se ubica un edificio, así busca que este se conecte con la comunidad, tenga fácil acceso a servicios públicos, a un transporte eficiente y a espacios verdes adecuados.

Estos elementos, claves para el bienestar y desarrollo de las personas, aportan a la reducción de la huella ambiental en dos frentes: la movilización requerida para disfrutar de ellos se minimiza, aportando en un impacto positivo directo a corto plazo; mientras que a largo plazo, se promueve el bienestar saludable que reduce el impacto ambiental de todo lo que involucra una población enferma y permite que las comunidades se vuelvan más resistentes a los efectos más duros de la crisis climática.

De esta manera, el principal desafío en este punto, ya no solo involucra a las inmobiliarias. Para conseguir un desarrollo que beneficie a todo el mundo, necesitamos que todas las personas involucradas se sienten a conversar qué pueden aportar y construir en conjunto.

Y tú, ¿te unes? Sigue leyendo y descubre cómo puedes hacerlo junto a Devisa.

Un padre muestra a su hija un panel solar para reducir su impacto ambiental.

Devisa ahora es una inmobiliaria sustentable

El mundo está cambiando e implementando nuevas soluciones a la crisis climática, y nosotros no podemos quedarnos atrás. Durante años hemos construído hogares que aseguren el bienestar de las personas que nos eligen, pero hoy vamos por más: desde ahora en adelante Devisa es una inmobiliaria sustentable, para también cuidar y sumar bienestar al hogar de todos.

Este es un compromiso permanente, que esperamos consolidar cada vez más en cada uno de nuestros proyectos, y del que también esperamos elijas ser parte.

Alineado con el diagnóstico de la ONU y los principales desafíos de la industria, hemos decidido girar a un enfoque sustentable en 3 ejes:

  1. Medioambiente: Promover e integrar materiales reciclados y el ahorro energético. Además de acreditar nuestro impacto con certificaciones energéticas y de vivienda sustentable.
  1. Sociedad: Trabajar con proveedores locales y con enfoque de reinserción laboral. Apostar por la electromovilidad y la reducción de impacto a la flora en áreas de construcción. Además, buscamos impulsar el bienestar a todo nivel, partiendo por el de nuestros trabajadores.
  1. Económico: Desarrollamos proyectos que benefician a todos, sin impactar tu bolsillo. ¡Aunque sea sustentable, no será más caro! 

Y claro, esto es solo el comienzo. ¿Quieres acompañarnos en este viaje pionero en Chile?

Descubre más sobre viviendas sustentables y nuestros proyectos

Queremos que nos acompañes en este camino al desarrollo sostenible que estamos iniciando. Conoce más de nuestros proyectos, explora otros contenidos en nuestro blog o aprende día a día en redes sociales.

Comparte este articulo

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

Únete a nuestro newsletter y mantente informado